LA PATATA CALIENTE

Entró un día más en mi despacho de coach.

– ¡Otra vez a vueltas con la patata caliente!

 
Patata hot

> ¿Cómo era cuando empezaste a venir a coaching?

– Ardía, quemaba y yo estaba mal.

> ¿Y cómo será cuando acabes el proceso de coaching?

– Como una base de puré, y de adorno, la piel tostada.

> ¿Y sabes cómo cocinarla así?

– Sí!

 
Puré de patatas

Entonces, ¡felicidades!
¡Ya te puedes ir!

¿Moraleja? ¿Qué tiene que ver el tocino con la velocidad?

Que tengas un buen día.

Eduardo Díez – Psicólogo y Coach.